Obviar el contenido
a hand holding a phone with the scribzee app scan

¿Cómo tomar buenos apuntes de repaso? ¡Una guía práctica para ti, estudiante!

Consejos para estudiantes 01 diciembre 2023

Con los exámenes a la vuelta de la esquina, probablemente te estés preguntando cómo organizar tu preparación de forma eficaz. Una de las técnicas de estudio más populares y útiles es crear apuntes de repaso. Sigue estos consejos y estarás listo para enfrentarte a tus exámenes con confianza.

1. ¿Por qué hacer apuntes de repaso?

Crear apuntes de repaso tiene muchas ventajas. En primer lugar, te permite resumir la información clave y organizarla de forma clara y concisa. Al escribir los conceptos importantes en apuntes de repaso, te obligas a comprender y asimilar la información, lo que facilita su recuerdo. Pero, ¿por qué elegir las fichas manuscritas?

Se ha demostrado que tomar notas a mano tiene ventajas significativas sobre escribir en un ordenador. Cuando escribes a mano, implicas más a tu cerebro en el proceso de aprendizaje. Los movimientos de tu mano y las conexiones neuronales asociadas a la escritura ayudan a reforzar la retención de la información. Además, escribir a mano te permite personalizar tus notas de repaso utilizando diagramas, dibujos y colores, lo que te facilita la comprensión y el recuerdo de los conceptos.

Además del aspecto manuscrito, también es fundamental crear tus propios apuntes de repaso. Cuando te tomas tiempo para crear tus propios apuntes de repaso, te implicas activamente en el proceso de aprendizaje. Eliges la información más relevante, la reformulas con tus propias palabras y la organizas según tu propia lógica. Este proceso de seleccionar, interpretar y resumir te ayuda a comprender mejor los temas y a retenerlos más fácilmente. Al elaborar tus propios apuntes de repaso, creas una conexión personal con el contenido, lo que facilita la recuperación de la información para un repaso posterior.

2. ¿Cómo puedes ir directo al grano al elaborar tus apuntes de repaso?

Al preparar los apuntes de repaso, es fundamental saber seleccionar la información esencial para maximizar su eficacia. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a ir a lo esencial:

  • Ten en cuenta los objetivos del curso: Antes de empezar a hacer tus apuntes de repaso, asegúrate de que entiendes los objetivos y el contenido del curso. Identifica los conceptos clave, las teorías y la información que destaca tu profesor. Esto te ayudará a centrar tus esfuerzos en los elementos más importantes.
  • Identifica la información recurrente: A medida que estudies, te darás cuenta de que cierta información se repite con frecuencia en los cursos y en los materiales didácticos. Identifica esta información recurrente y préstale especial atención al crear tus notas de repaso. Esta información suele ser esencial para comprender la asignatura en su conjunto.
  • Céntrate en los conceptos clave: Los conceptos clave son los cimientos sobre los que se construye tu curso. Identifícalos y asegúrate de que los entiendes. Tus apuntes de repaso deben incluir definiciones claras, ejemplos relevantes y explicaciones concisas para cada concepto clave. Una vez que domines estos conceptos, estarás mejor preparado para abordar los aspectos más complejos del curso.
  • Adapta tus notas de repaso a tu estilo de aprendizaje: Cada persona tiene un estilo de aprendizaje diferente. Si eres visual, utiliza diagramas, tablas o gráficos para organizar tus fichas. Si eres auditivo, grábate recitando en voz alta la información clave. Adaptar tus notas de repaso a tu estilo de aprendizaje te facilitará la comprensión y el recuerdo.

3. ¿Cómo elaborar tus apuntes de repaso?

Tus apuntes de repaso deben ser sencillos y claros. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a crear notas de repaso eficaces.

Antes de empezar a hacerlos, tómate tu tiempo para trazar un plan. Identifica los temas o capítulos principales que debes tratar y organízalos en un orden lógico. Esto te ayudará a estructurar tus apuntes de forma coherente y a seguir una progresión clara. Puedes utilizar títulos y subtítulos para separar los distintos apartados y conceptos clave.

Además de una estructura clara, el uso de abreviaturas puede ser muy útil para ahorrar espacio y facilitar el repaso. Elabora una lista de abreviaturas que vayas a utilizar habitualmente, como símbolos matemáticos, acrónimos o atajos para términos concretos. Asegúrate de que tus abreviaturas sean coherentes y fáciles de entender. Esto te permitirá condensar la información conservando su significado y comprensión.

No olvides utilizar viñetas y diagramas para organizar visualmente tus hojas. Las viñetas pueden utilizarse para enumerar puntos importantes o ejemplos clave, mientras que los diagramas pueden ayudarte a representar visualmente conceptos o relaciones complejas. Utiliza colores para resaltar la información esencial y facilitar la navegación visual por tus notas de repaso.

No olvides que el objetivo principal es simplificar y condensar la información clave para que te resulte más fácil comprenderla y recordarla.

4. ¿Cómo estudiar tus apuntes?

Una vez que hayas creado tus apuntes de repaso, es importante memorizarlos eficazmente. Léelas en voz alta para reforzar tu memoria auditiva. Repite la información en voz alta, asociándola a gestos o movimientos para estimular tu memoria kinestésica. Otra poderosa herramienta para reforzar tu memoria es el uso de asociaciones mnemotécnicas.

Las asociaciones mnemotécnicas son estrategias que utilizan imágenes, rimas, acrónimos o historias para crear conexiones mentales entre la información que hay que memorizar y elementos más fáciles de recordar. Por ejemplo, si necesitas memorizar una lista de elementos en un orden concreto, puedes crear una frase mnemotécnica en la que cada palabra empiece por la primera letra de cada elemento de la lista.

Además de estas técnicas individuales, repasar con amigos también puede ser beneficioso. Organiza sesiones de repaso con tus compañeros para discutir conceptos, hacer preguntas y poneros a prueba mutuamente. Explicar los temas a otras personas te ayuda a consolidar tus conocimientos y a detectar cualquier laguna en tu comprensión del curso. Además, trabajar en grupo favorece el intercambio de ideas y la estimulación intelectual.

Cuando repasas con amigos, puedes utilizar tus notas de repaso para crear cuestionarios o presentaciones orales. Al retaros mutuamente, aumentáis vuestro compromiso con el proceso de aprendizaje y mejoráis vuestra capacidad para recuperar información cuando la necesitéis.

Combinando técnicas de aprendizaje individual, como las asociaciones mnemotécnicas, con el repaso con amigos, creas un entorno de estudio dinámico e interactivo que estimula el aprendizaje y la retención de información.

Asegúrate de mantener un equilibrio entre el repaso individual y el repaso en grupo. Encuentra el momento adecuado para estudiar por tu cuenta y para participar en sesiones de repaso con tus compañeros, en función de tu estilo de aprendizaje y tus preferencias personales.

5. ¿Con qué frecuencia debes revisar tus expedientes?

La frecuencia con la que revisas tus fichas es un factor clave para una memorización eficaz. La técnica de las revisiones espaciadas es un método probado para consolidar la memoria.

Las revisiones espaciadas consisten en repasar la información a intervalos regulares, aumentando gradualmente el intervalo entre cada sesión de repaso. Este enfoque se basa en la teoría de que recordar la información justo antes de que se olvide refuerza la memoria a largo plazo.

Cuando crees tus notas de repaso, reserva tiempo para revisarlas inmediatamente después de haberlas creado. Este repaso inicial consolidará la información que acabas de aprender. Después, planifica un repaso unos días más tarde para reforzar tu comprensión y tu memoria.

Después de este segundo repaso, puedes espaciar las sesiones de repaso programándolas al cabo de una semana, y luego al cabo de un mes. Aumentando gradualmente los intervalos entre las sesiones de repaso, permitirás a tu cerebro consolidar la información a largo plazo y maximizar la eficacia de tu tiempo de repaso.

El repaso espaciado ayuda a tu cerebro a hacer la transición de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo de forma duradera. También te permite identificar lagunas en tus conocimientos y centrarte más en la información que te cuesta retener.

Si incluyes el repaso espaciado en tu plan de repaso, mejorarás tu capacidad de memorizar y retener información importante, y aumentarás tus posibilidades de aprobar los exámenes. Después de escanear tus notas de repaso, utiliza scribzee para añadirles un recordatorio, de modo que te acuerdes de repasarlas en el momento adecuado.

Ten en cuenta que los intervalos de repaso pueden variar en función de la complejidad de la asignatura y de tu propia capacidad de aprendizaje. No dudes en ajustar estos intervalos según tus necesidades personales.

Conclusión:

Tomar buenos apuntes de repaso es una habilidad esencial para cualquier estudiante que quiera obtener buenos resultados en sus exámenes. Los apuntes de repaso te ayudan a sintetizar la información, a organizarla eficazmente y a memorizarla con más facilidad. Si sigues los consejos de este artículo, podrás crear apuntes de repaso claros y concisos y mejorar tu rendimiento en los exámenes. No olvides planificar sesiones regulares de repaso y practicar activamente el uso de tus apuntes de repaso. ¡Buena suerte!

Share :